¡El mundo masónico a tu alcance, tienda en línea, artículos y mucho más!

20 de junio de 2016

Descubre ¿Qué es la A.J.E.F.?


La Asociación de Jóvenes Esperanza de la Fraternidad o por sus siglas en español A.J.E.F. es una organización fraternal paramasónica que tiene como objetivo la guia de jóvenes a través de enseñanzas ético-morales que le servirán para la vida en la sociedad. Utiliza un esquema base similar al de la orden masónica en el que sus miembros se consideran entre ellos como Hermanos. Una de sus características es que la asociación alberga únicamente a jóvenes entre los 14 y los 21 años de edad. En este periodo de tiempo el joven aprende a lidiar con situaciones propias de la vida diaria, a responder ante eventos difíciles, a salir de problemas que podrían resultar complicados para un chico común, logran incrementar su capacidad de comunicación con las personas, mejoran su calidad en oratoria y en general aprenden cómo vivir en sociedad.

Personalmente siempre he considerado a la asociación A.J.E.F. un laboratorio para la vida, un espacio para que el joven se enfrente al mundo real pero en la comodidad y seguridad de un núcleo fraternal, la importancia que esto reviste en la formación de un ciudadano en pleno desarrollo es crítica. La sociedad actual demanda que quienes vivimos en ella seamos personas proactivas, críticas sí, pero con un alto sistema de la responsabilidad, de la hermandad entre las personas y sobre todo de compromiso para el apoyo no solo de nuestros círculos cercanos, sino de toda la especie. Es por esto que la A.J.E.F. es creada en el año 1936 en Cuba, fue creada por el destacado masón Fernando Suárez Núñez, con el objetivo de que la juventud cubana tuviera un espacio para el crecimiento personal similar a la masonería pero con su estructura y gobierno propios. La A.J.E.F es parte de la fraternidad masónica entendida como un cuerpo para-masónico, depende de ésta para su existencia, en otras palabras para que un taller A.J.E.F exista es necesaria la presencia de la masonería para guiar con sus consejos a los jóvenes.

¿Es masonería para jóvenes?
No, la masonería es un sistema peculiar de moralidad, velado por alegorías e ilustrado por símbolos que nace en las islas británicas en el siglo XVI, la A.J.E.F o ajefismo nacen en cuba en 1936 a raíz de ciertos movimientos políticos y sociales que se venían presentando en la isla. Es posible confundir o tratar de igualar los términos por la similitud que existe en la organización y el desarrollo de los trabajos de ambos cuerpos, sin embargo los talleres A.J.E.F. no tienen como objetivo el estudio del simbolismo masónico y su aplicación a la vida, por el contrario, hacen uso de trabajos escritos, musicales, poemas, actos cívicos, filantropía y actividades deportivas para tener una vida más sana, cordial e integral para formar jóvenes útiles para la sociedad. Los talleres A.J.E.F. trabajan en los mismos templos que los masones pero le dan un significado distinto a los elementos que ahí se encuentran, por lo que se refuerza más el hecho de que no es masonería, incluso hay jurisdicciones en las que existen "templos A.J.E.F." sin embargo no son del todo aceptados por sus similares ya que alteran el contenido de las enseñanzas primordiales de su creador Fernando Suárez Núñez.


¿Es el semillero de la masonería?
No hay una respuesta definitiva, el ajefismo en sus inicios no buscó crear masones jóvenes ni prepararlos para recibir la iniciación masónica, sin embargo esta siempre es una opción. En otras palabras, el ajefista tiene plena libertad para decidir si desea incorporarse a la orden masónica una vez concluido su periodo dentro de la A.J.E.F. pero no es una obligación ni del joven ni de la Logia recibirle.

¿El ajefista tiene garantizado un lugar en la Logia?
No, las logias que "auspician" un taller A.J.E.F. tienen plena libertad para decidir qué miembro entra o no, es decir, el ajefista no recibe un trato preferencial o diferente al de cualquier otro aspirante a convertirse en masón, si a caso tiene mayor sentido de pertenencia por haber estado dentro de los mismos espacios y conviviendo con los mismos hermanos de la logia a la que pretende ingresar, por lo que puede llegar a sentirse más confiado o cómodo que sus acompañantes en la ceremonia de iniciación.

¿Son iguales las iniciaciones A.J.E.F. y las masónicas?
No, cada una tiene objetivos y representaciones distintas, el objetivo de la iniciación A.J.E.F. es conducir al joven a través de una serie de "pruebas" en las que se le enseñan preceptos éticos y morales que buscan hacerlo cortés, atento, considerado, consciente y ubicado, mientras que la iniciación masónica es un proceso por medio del cuál un candidato es inducido al mundo del simbolismo masónico a través de "viajes" simbólicos para explicarle el paso que pretende dar, en ella se busca transmitir el sentido de pertenencia, fraternidad, introspección y espiritualidad, en conclusión se hace uso del pensamiento abstracto del individuo, pensamiento que el joven aún no obtiene en plenitud y para el que teóricamente el hombre ya está preparado.

¿Logia o taller A.J.E.F.?
Depende de la jurisdicción de cada gran logia, en buena parte del territorio mexicano por ejemplo, se les considera Logias A.J.E.F. mientras que en estados como Veracruz se les conoce como talleres A.J.E.F.

¿Existe ajefismo para señoritas?
Sí. Del mismo modo que en la masonería, los talleres o logias A.J.E.F. femeniles se encuentran auspiciados por logias femeninas con una jurisdicción y organización propias, por lo que no dependen del ajefismo masculino para funcionar.

¿Hay ajefismo mixto?
Sí, en algunos territorios se dan casos especiales en los que jóvenes y señoritas conviven en los mismos espacios, comúnmente estos espacios son auspiciados por logias con la misma naturaleza (mixtas) que sostienen que todo ser humano tiene derecho a pertenecer a la fraternidad universal. Estas logias o talleres son fuertemente criticados por algunos sectores de la masonería más conservadoras bajo argumentos de género, desarrollo del cuerpo, sexualidad, falta de madurez, etc. Lo cierto es que son espacios con jurisdicciones independientes y que siguen parámetros establecidos para evitar en lo posible algún percance entre ellos.

¿Dónde puedo pedir informes?
En México casi en todas las grandes ciudades donde se trabaja masonería existe por lo menos un taller A.J.E.F. por lo que recomiendo ampliamente que se soliciten informes en esos templos masónicos para saber cómo pertenecer a la asociación. La A.J.E.F. está presente principalmente en México y Cuba, sin embargo en buena parte de latinoamérica también puede ser encontrado.

¿Cuáles son los requisitos para ingresar?
Son mínimos administrativamente hablando, del mismo modo que en la masonería, en la A.J.E.F. se solicita una cuota mensual mucho menor a la de una Logia masónica, en el caso de la logia A.J.E.F que auspicia mi Logia Simbólica el costo de la cápita mensual es de $25 pesos mexicanos o aproximadamente $1.50 Dólar estadounidense. por lo que es bastante simbólica y tiene como destino el mantenimiento del edificio y algunos gastos ante la Gran Logia. Por el resto de los requisitos están creer en un ser supremo del mismo modo que en la masonería, no es importante el nombre que este ser tenga para el candidato, en otras palabras puedes profesar cualquier religión o ninguna, simplemente es necesario creer en un Dios o como le gustes llamar, a pesar de esto también hay algunas jurisdicciones (igual que en la masonería) en las que se trabaja ajefismo para ateos, también está el requisito de tener entre 14 y 20 años, 364 días de edad, además de ser un jóven de buenas costumbres y ser aprobado por el taller A.J.E.F. quien tiene plena libertad para admitir o negar la admisión de un candidato.


¿Mi hijo/a fue invitado a una Logia/Taller A.J.E.F. qué debo hacer?
Sin duda es una de las preguntas que más se hacen los padres de familia cuando sus hijos acuden con ellos para comentarles la invitación que han recibido, para ellos tengo la siguiente información. Los talleres A.J.E.F. son un espacio armonioso para el desarrollo personal de su hijo/a, proveen espacios para la convivencia saludable entre jóvenes con sus mismas aptitudes y crea en él o ella seguridad para enfrentar los retos que la vida les pondrá más adelante. Si su hijo/a ha sido invitado a pertenecer a este selecto grupo de muchachos no lo dude, es un honor y un placer formar parte de él. Tanto en la masonería como en la A.J.E.F. encontrará individuos que le brindarán su apoyo, consejo, aprecio y cariño, no se trata de una religión ni de una secta, se trata de un grupo de jóvenes trabajando por el bien de la humanidad. También hago la aclaración de que en los trabajos ajefistas siempre debe haber un maestro masón al pendiente de los jóvenes para el correcto desarrollo de sus trabajos y ceremonias. 

Hasta aquí con el artículo del día de hoy, espero que haya sido útil para ustedes, la Asociación de Jóvenes Esperanza de la Fraternidad es un espacio que los espera con los brazos abiertos, no duden en acercarse a cualquier maestro masón o miembro de esta asociación, él les brindará toda la información que necesitan sobre lo que es la noble institución de la que hemos escrito el día de hoy. Yo me despido no sin antes agradecerles las muestras de apoyo y de cariño que me han dado durante esta semana. Creo que la colaboración entre las personas de todos los países y en especial en los de habla hispana en el desarrollo de este proyecto es justo lo que nos ha traído hasta donde estamos hoy con más de 3 mil visitas por día, se los agradezco ampliamente y les recuerdo suscribirse a mis perfiles de Facebook, Twitter y Google + .

Maestro Masón.