¡El mundo masónico a tu alcance, tienda en línea, artículos y mucho más!

14 de junio de 2016

Rito y masonería simbólica

Hermanos, excelente inicio de semana. El día de hoy les traemos un artículo que a más de un aprendiz le intriga, ¿qué es un rito? ¿tengo que entrar a uno? ¿puedo ser simplemente maestro?

Ya en el post anterior sobre ¿Qué es la masonería? habíamos puesto sobre la mesa el asunto de que la masonería puede ser rastreada desde diversos enfoques y que los hay tan diversos como personas en el mundo. Incluso hay corrientes que nos vinculan con el Templarismo o el antiguo Egipto, pues bien, hoy trataremos de esclarecer un tema que a más de uno nos ha llegado a causar confusión, el rito en la orden masónica. Y es que la mayor parte de los hermanos se confunden entre los términos rito y ritual por la simple y sencilla razón de que suenan "similares", sin embargo hay algunas diferencias simples pero útiles para diferenciarlos.
Rito
El rito en masonería es usualmente vinculado con un sistema progresivo de grados que siguen un patrón estándar. También, los de grados constituyentes de un rito tienen la particularidad de ser sucesivos, así el grado quinto del Rito Escocés Antiguo y Aceptado (de aquí en más REAA) es sucesivo del grado cuarto. Una característica más del rito es la integración con leyendas masónicas relacionadas por ejemplo la historia de la construcción y destrucción del templo de Salomón, las diversas leyendas rosacruces o el bloque del caballero kadosh en el REAA. Sin embargo, la característica más sobresaliente de un rito masónico es que comienzan a partir del grado TERCERO. Sí, están leyendo bien, TERCERO y aquí espero que nadie se espante y quiera arrojarme a un estercolero. La orden masónica entendida como institución (1717) fue concebida como un sistema de únicamente tres grados como lo consigna el mismo Anderson en sus Constituciones, (aprendiz, compañero y maestro) y no fue hasta los años 1800 cuando los ritos masónicos comenzaron a cobrar cierta relevancia. No entraré mucho en este tema porque lo estoy guardando para el asunto de los orígenes institucionales de la masonería (próximamente, no desesperen) pero lo que les puedo decir a todos los amantes de andar pregonando por la vida "Somos del rito escocés" cuando ni siquiera se es compañero (sobre todo en latinoamérica) es que no hay nada más erróneo, la masonería simbólica (masonería azul en algunas jurisdicciones) está constituida únicamente por los tres grados primordiales. Cualquier Gran Logia que se sienta orgullosa de serlo debería evitar tener relaciones preferenciales con cualquier rito masónico, llámese REAA, York, Memphis Mizraim, u otros. Por el contrario, los Ritos masónicos deben coadyuvar en todo momento con las Grandes Logias de cada jurisdicción para la preservación de la orden masónica.


¿Entonces Maestro Masón, el grado cuarto del REAA no es superior al grado de maestro?
Un rotundo NO los grados llamados filosóficos, capitulares o de perfección no tienen otro objetivo mas que complementar al grado de maestro, pero no son en ningún momento superiores a este.

¿Debo rendirle trato especial a un grado 33, a un caballero templario o al gran hierofante?
Otro rotundo NO los hermanos que ostentan un grado masónico distinto al grado de maestro deben ser tratados del mismo modo que a cualquier hermano y si a caso con el mismo respeto que a un Maestro Masón.

¿Quién es "más importante" el Gran Maestro de mi Gran Logia o un Gran Comendador?
Por supuesto que el Gran Maestro. Jamás debemos perder de vista que los ritos masónicos existen porque la masonería simbólica existe, a tal grado que ningún hermano maestro masón podría ingresar a un rito sin estar "a plomo" (good standing) en su Logia simbólica, incluso nadie está obligado a ingresar a un rito, podría perfectamente quedarse en el grado de Maestro Masón.

En conclusión, el rito masónico y su pertenencia a uno de ellos no convierte al hermano en cuestión en un sabio, en objeto de trato especial, en un hermano para respetar más que al resto, si acaso lo vuelve objeto de mayor escrutinio, pues al poseer un grado diverso e inalcanzable (temporalmente) para un aprendiz o un compañero, se supondría que tiene un mayor bagaje de conocimientos y por ende se supone que no caerá en las mismas pasiones que el resto de sus hermanos, sin embargo no hace falta que les diga que en la práctica a más de uno, como dicen en mi Logia "se le suben los grados a la cabeza". Es tarea de cualquier hermano mantener los pies en la tierra y estar enterados, de que los ritos masónicos no poseen preferencia, son simplemente escaños para obtener un poco más de conocimiento y tal vez hasta de responsabilidad.

Por último quisiera hacer especial mención a los queridos hermanos que ostentan grados que no tienen, es lamentable y triste que algunos hermanos tengan la costumbre de presumir joyería masónica como los famosos anillos de grados masónicos que no poseen. Es común que los hermanos adquieran artículos relacionados con el grado 33 siendo incluso aprendices. La recomendación es que eviten estas prácticas de mal gusto. Los que han aprendido y hecho su esfuerzo por tener los grados que tienen se los agradecerán. También es importante decir que la masonería no nada más es el rito escocés y el rito york, la masonería posee un enorme número de sistemas rituales que estudiar. De este modo no importa el tipo de sistema que se trabaje en tu lugar de origen, siempre es una opción probar diferentes sistemas.


En fin, mis queridos hermanos lectores hasta aquí el tema del rito en estos días subiré otra entrada con el tema del ritual. Hasta en tanto les deseo un excelente incio de semana y que el G.A.D.U. les brinde mucha salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario