¡El mundo masónico a tu alcance, tienda en línea, artículos y mucho más!

17 de octubre de 2016

¿La masonería debe influir en la política de un país?


Políticos orientales en cadena de unión

Excelente incio de semana queridos hermanos y lectores en general. El día de hoy tocaremos un tema que además de ser polémico, es una duda cotidiana entre aquellos que buscan ingresar a la masonería. Es muy común que en las entrevistas previas a ser iniciado en la orden se viertan comentarios relacionados con la supuesta influencia de la masonería en los cambios sociales de la humanidad. En más de una ocasión me ha tocado tener que "parar en seco" a algún hermano que da informes de la orden como si se tratara de hacer propaganda con mensajes equivocados sobre lo que hacemos en nuestros templos, es por eso que el día de hoy en El Blog del Masón decidimos presentar el siguiente artículo ¿La masonería debe influir en la política de un país? esperamos que les agrade.


Antes de iniciar debo hacer la aclaración de costumbre: En este artículo no encontrarás palabras sagradas, tocamientos ni formas de reconocimiento alguno entre los masones.

Sin más por añadir, ¡comenzamos!

El primer punto sería establecer qué es la masonería; tradicionalmente se piensa que la masonería es un sistema peculiar de moralidad velado por alegorías e ilustrado por símbolos, en este sentido la masonería posee la carga de ser tildada como una escuela en la que se aprende cómo vivir en sociedad y aunque es parcialmente correcta esta percepción, se debe tener mucho cuidado. A lo largo de los grados masónicos se establecen algunos preceptos morales que buscan despertar en el iniciado la reflexión sobre la necesidad del autoperfeccionamiento aunque con precaución porque a veces no es prudente seguir lo que uno escucha en la masonería al pie de la letra, sobre todo porque el idealismo debe conocer ciertos límites para evitar el fanatismo.

En segundo lugar debemos preguntarnos de dónde surge la idea de que la masonería puede tener interés en intervenir en la política de un país. La respuesta es que la masonería suele ser relacionada con independencias, revoluciones, revueltas, poder, influencia, dinero, etc. Y es que las especulaciones respecto de lo que hacemos o no dentro de nuestros templos han alimentado a la creencia colectiva sobre la forma en la que los masones influimos en la sociedad, eso es parte de lo que ha alimentado la leyenda, el mito y nos ha dado ese aire de misticismo; recordemos que en buena medida la curiosidad ha guiado a muchos dentro de la orden (y no es malo).

Ahora, es cierto que un gran número de hermanos masones han sido miembros prominentes de la sociedad en sus diferentes campos de acción, gente como Díaz, Bolívar, Churchill, Washington o el laureado Benemérito de las Américas, Benito Juárez, personajes que en vida fueron agentes de cambio para la sociedad de su tiempo y que moldearon buena parte de lo que hoy es el mundo; sin embargo hay que ser prudente al fijar la posible relación entre la masonería, los personajes citados y su impacto social ya que su afiliación a la orden masónica no define quienes fueron estos ciudadanos. 

Vender a la orden como un semillero de libertadores puede ser una forma de atraer el interés de nuevos miembros, sin embargo es muy posible que sean personas que ingresen con una percepción errónea de lo que se pueden encontrar dentro de nuestros templos y que se terminen por retirar. Aquellos personajes fueron importantes pero no por ser masones o porque la masonería les haya dicho cómo debían actuar, sería tan absurdo como pensar que el médico masón salva vidas porque la masonería le ha enseñado cómo, tengan cuidado.

Y entonces entramos a la pregunta: ¿La masonería debe influir en la política de un país?

Considero que no, la masonería como cualquier escuela de pensamiento debe ser respetuosa de las instancias y los tiempos adecuados, la responsabilidad de cambio no recae y no debe recaer en los hombros de la institución masónica, sino en los buenos ciudadanos que la integran. En otras palabras, debo mostrar descontento sobre la injusticia, el desempleo, la impunidad y la corrupción porque soy un buen ciudadano, no porque soy masón

Es posible que en la orden encontremos valiosos consejos sobre la forma "ideal" en la que los pueblos deben ser gobernados, enormes aportes sobre lo que debe ser una persona de bien y útil para su ciudad o país. Lo anterior porque es cada día más común que pseudo voceros digan "misa" a nombre de la masonería como si en alguna asamblea de corte sindical TODOS los masones del mundo le hubiéramos dado poder de hablar en nuestro nombre. Esa clase de gente es la que perjudica en gran medida a la orden y a la percepción de la misma. 

El consejo es no caer en los errores del pasado y en la falsa idea de que los masones tenemos "poder". Los masones podemos aspirar a ser personas poderosas por nuestro trabajo y empeño, por la educación, por la filantropía pero no porque seamos masones, sino porque somos seres trabajadores y ciudadanos ejemplares, esa debe ser nuestra legítima lucha, por ser mejores seres humanos cada día para que (dijeran por ahí) no se piense que trabajamos en vano.

Hemos llegado al fin de este artículo, no sin antes agradecerles por sus grandes muestras cariño y recordándoles que tenemos tienda en línea y que nos pueden seguir en FacebookTwitter y Google +

Les agradecemos por todo su apoyo, este proyecto se realiza con mucho esfuerzo para que tengan contenido de calidad disponible en su idioma.

No olviden compartir el artículo y seguirnos en nuestras redes sociales.

Maestro Masón.